¿Maestros que Se Vuelan Clases?

Comienza la etapa en que los jóvenes buscan universidad, y muchos padres enfrentan la cruda realidad de sus altos costos. Con colegiaturas en el rango de los $2,000 a los $17,000 mensuales, la calidad varía, y la universidad pública evidentemente se encuentra saturada.

¿La pregunta obligada para todos los jóvenes y sus padres, es si vale la pena?  Para el estudiante promedio, la respuesta es claramente afirmativa. La educación sigue siendo una muy buena inversión para los individuos. Una pregunta más difícil es en qué medida la educación en todos sus niveles es tan buena inversión para toda la sociedad como lo es para los individuos. De acuerdo con estudios del Banco Mundial, el rendimiento anual privado de concluir la primaria es del 18%, luego aumenta al 20% si terminan el bachillerato, pero disminuye al 16% para los graduados universitarios. En otras palabras, invertir en capital humano es más rentable que invertir en la Bolsa Mexicana de Valores. En términos de rendimientos sociales –es decir, al incluir los costos y beneficios sociales de que los individuos se eduquen-, no obstante, éstos son menores que los rendimientos privados, lo que indica claramente que muchos recursos públicos están siendo mal asignados, y que los costos sociales son más elevados que sus beneficios.

Resultado de una economía poco flexible, de sistemas educativos onerosos y de políticas educativas que han incrementado la cobertura –en el nombre de la equidad y no de la calidad-, más y más jóvenes se encuentran en situaciones de desempleo. En la medida que la educación superior siga siendo subsidiada, muchos jóvenes preferirán más años en la escuela, aun cuando no haya trabajo en el sector moderno. Urge implantar un sistema nacional de becas crédito, que permita a los mejores alumnos, pero sin recursos, acceder a mejores opciones educativas. Urge competencia académica, para que los alumnos mediocres o mal preparados no tengan acceso a la Universidad de manera “gratuita”, a costa principalmente de recursos públicos escasos que pueden asignarse a mejores inversiones. Los recursos se necesitan para muchas cosas más valiosas, como por ejemplo rediseñar el sistema educativo básico nacional.

De acuerdo con el Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial, llevado a cabo por INEGI y la SEP, hay un desorden gravísimo en la nómina magisterial y la infraestructura escolar. Hagan cuentas: cerca de 40,000 maestros asignados a un centro de trabajo, “no los conocen”; unos 160,000 maestros tienen tres o más plazas, mientras que 65,000 no tienen plaza. Por cada dos maestros frente a grupo, hay una plaza administrativa, lo que eleva el presupuesto educativo y sacrifica la calidad. El desvío presupuestal multimillonario para sostener trabajo político-electoral por parte del magisterio, que desde su origen tiene nuestro sistema educativo, no ha sido gratuito. Ha costado el derecho a millones de niños y jóvenes mexicanos su derecho, no de ir a la escuela a calentar una banca, sino a APRENDER DE MANERA SIGNIFICATIVA. Más de 36,000 escuelas sin agua, 20,000 sin sanitarios, más de 80,000 sin drenaje, 125,000 sin teléfono e internet, 100,000 sin las debidas medidas de protección civil.  Así como reaccionó prontamente a legislar frente a las broncas en los estadios, ¿dónde está el Congreso y su “prurito” para actuar ante estos agravios?  ¿Por qué frente al conocimiento de que mes con mes, miles de maestros siguen cobrando sin trabajar, se les sigue pagando?

Cuando cambie la calidad y no la cantidad de educandos, mejorarán los rendimientos sociales.  Es grave, sí, que se dispendien recursos quincena tras quincena con maestros que no trabajan. ¿Pero con los que están frente al aula, lo gastamos bien?

 

Acerca de Dr. Jaime Velázquez

Soy economista, dedicado a la educación. Promuevo la cultura económica, convencido de que se puede fortalecer la educación ciudadana si se entienden los principios básicos de la economía.
Esta entrada fue publicada en Desarrollo Económico, Educación, Retos del mundo actual. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s