Cuando el Retiro Nos Alcance

Con millones de mexicanos aproximándose al retiro en los próximos años, no sólo debe preocuparnos el estado de nuestras propias finanzas sino la del país entero. En la medida que nos acercamos al final del bono demográfico, las personas en retiro crecerán exponencialmente. Cosecharemos con “viejitos” tantos años que le dimos “vuelo a la hilacha”. La gráfica de abajo muestra el crecimiento de esta población.

Población Retiro 1

Con 5 millones de mexicanos en edad de retiro en el año 2000, apenas uno de cada 20 mexicanos se encontraba en este grupo, ó 5% de la población total. Hoy, en el 2014, este número ya es de 8.3 millones ó 7.1% de la población (118 millones). Para el año 2025, la población en retiro será de casi 13 millones, es decir uno de cada 10 mexicanos. Para el año 2050 seremos casi 30 millones de mexicanos en edad de retiro, lo que significa que una de cada 5 personas ó 20% de la población estará en edad de retiro.  Mientras que la población total crece cada vez más lentamente, cerca del 1.2% anual actualmente, la población en retiro estará creciendo a tasas cercanas al 4% anual hasta el año 2035. Ver gráfica inferior.

Población Retiro 2

Cómo nos veremos en retiro es difícil de imaginar. Para algunos puede ser todavía algo muy lejano, que ni siquiera pasa por su mente. O quizá ya eres una persona de mediana edad y sientes que retirarte algún día parece algo más que imposible. Para mucha gente, no obstante, el retiro no parece tener mucho sentido. Si tú eres uno de ésos, intenta pensar en la libertad o independencia financiera como sinónimo de la palabra retiro. Hoy, es probable que no tengas ningún deseo de dejar de trabajar, pero pregúntate también por qué lo haces. Hoy quizá luchas por hacerte de una vivienda, por cambiar tu auto, por sacar a tus hijos adelante, o incluso para poder casarte. Recuerda también que la vida es sabia, y que nos da energías cuando debemos tenerla para esa lucha diaria… Pero que una vez que vayas logrando tus metas (o no), el sentido de tu vida podrá ir cambiando, hasta el punto en que ya no tengas las mismas razones de lucha. Esto implica que tendrás que ajustarte a tu realidad: la de tu salud, la de tus nuevas aspiraciones, la de tu cónyuge, y a quizá a la de convertirte en pivote de tu familia, porque ya lo diste todo. Y esta última frase es quizá la más importante: “Lo diste todo”. No dejaste nada para el segundo tiempo y viviste tu vida al máximo de tu esfuerzo y capacidad.

Por eso te insistimos y recomendamos cuidar tus finanzas personales, porque la vida va más allá del presente, porque lo que decides hoy te impacta en el futuro. En resumidas cuentas, cuando se trata de planear retiro, sólo tienes cuatro opciones:

  • Gastar menos para ahorrar más
  • Trabajar más, por más tiempo, para ganar más dinero
  • Invertir mejor para tener mejores rendimientos
  • O morir antes –lo cual ciertamente no es un buen plan

En gran medida tú puedes influir las primeras tres (gastar menos, trabajar más, e invertir mejor). Estas tres alternativas son para la mayoría de la gente la solución más sensible, pero sin duda tiene que ver con tu estilo de vida el que lo puedas alcanzar o no.

El primer paso para planear tu retiro, entonces, es determinar qué te importa más a ti y a tu cónyuge o pareja. Tómate un momento y reflexiona en el estilo de vida que quieres para tu retiro, y piensa cómo va a cambiar con relación al que hoy tienes.

  • ¿A qué vas a dedicar tus horas de ocio?
  • ¿En dónde vivirás?
  • ¿Qué actividades recreativas quieres gozar?
  • ¿Cómo piensas atender tu salud?
  • ¿Con quiénes deseas pasar tu tiempo libre?

Escribe tal vez un párrafo con el tipo de retiro que pretendes, y úsalo como la “zanahoria” que atrae al caballo para caminar, pero también como el “fuete” de aquello que quieres evitar y que te invita “a seguirle dando”.  Ahí les va uno en el que estoy pensando ahora:

Quiero pagar la casa en la que vivo antes de retirarme; tener tanto tiempo como me sea posible para dedicarme a mis hobbies e intereses, como viajar o participar en las causas educativas en las que creo firmemente. Quiero asegurarme de tener toda la atención de salud que necesite. Deseo mantenerme involucrado y productivo hasta donde me sea posible, ayudar a mis hijos y nietos a transitar más fácilmente este mundo, y a recompensar a mi esposa por todo el tiempo que mis finanzas me mantuvieron estresado.

Y ya que hayas escrito lo anterior, ahora sólo haz cuenta de todo lo que necesite dinero y ahí tendrás una idea de cuánto necesitas ahorrar.

Acerca de Dr. Jaime Velázquez

Soy economista, dedicado a la educación. Promuevo la cultura económica, convencido de que se puede fortalecer la educación ciudadana si se entienden los principios básicos de la economía.
Vídeo | Esta entrada fue publicada en Desarrollo Económico, Educación, Retos del mundo actual. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s