Vincular para Crear Empleo

 

Por más de cuatro décadas, más de un millón de personas al año, en edad de trabajar, se han venido sumando a la fuerza laboral. La presión sobre los mercados laborales ha sido enorme, el déficit de empleo formal ha sido evidente y el resultado no ha sido otro sino un 56% de mexicanos en la economía informal. Y aunque la STPS nos aliente con una estimación de 600,000 empleos para el final del año, aun con esto tendremos un déficit de empleo de al menos 500,000. La buena noticia es que el número de gente en edad de trabajar ya está en franco descenso, y aunque todavía se encuentra muy por encima de la capacidad de nuestra economía para darles empleo, para el año 2016, por primera vez desde los setentas, el número de gente en edad de trabajar subirá en menos de un millón de personas, y seguirá declinando paulatinamente hasta alcanzar 620,000 nuevos trabajadores para el año 2025 o 260,000 para el año 2035.  Si todo sigue como está, entonces, no será sino hasta el 2029, que nuestra capacidad de crear empleo absorba a toda la población en edad de trabajar.  Solamente si elevamos la capacidad de la economía para crear empleos, es que antes de este año se pueda lograr el desahogo.

 

Desempleo

A propósito de toda esta dinámica, de la precaria admisión de jóvenes a las universidades públicas, y del prácticamente nulo enlace de los programas educativos con la vida real,  el reto para que los jóvenes aterricen su primer empleo es grande. Universidades, empresas y gobierno deberían de trabajar programas de becarios, donde se proponga la solución de problemas específicos, a partir de un vínculo real entre todos. Las Universidades, tristemente desde su ámbito, NO parecen arriesgar al menos un poco por sus jóvenes… ellas sólo “cumplen” con los requisitos oficiosos. Si ampliaran su visión educativa podrían generar más alternativas de un primer empleo a sus alumnos… y ahí es donde no se ve a las universidades haciendo algo. Ésta parece ser su conversación:

  • ¿No tienen trabajo nuestros alumnos?
  • Ah, pues organicemos un seminario de mercadotecnia o un diplomado en evaluación de proyectos… ¡Y SE LOS COBRAMOS!
  • Oiga, señor Rector, ¿no cree que deberíamos organizar un plan de becarios con empresas?
  • Lo veo difícil, eso implicaría modificar planes de estudio, sacrificar que nuestros alumnos salgan del campus y que nuestras ventas en la cafetería caigan… Mejor los ayudamos con algunos diplomados y especialidades… y les damos un 30% de descuento… porque, tiene razón, está muy difícil el mercado laboral.

Las preguntas importantes, sin embargo, que deberían contestar las Universidades y las empresas son:

  • ¿Cómo estructuramos un programa con empresas que no sea una pérdida de tiempo, como muchísimos “dizque” ‘servicios sociales’ que solamente se acreditan en los sectores público o social? A diferencia del altruismo o de las labores sociales, que ciertamente tienen su valor formativo, el servicio social –el establecido por la Ley General de Educación o por los reglamentos de titulación y profesiones, deben orientarse a la producción de beneficios sociales y no de beneficios particulares como sacar copias, manejar agendas o dar recados.
  • ¿Las empresas dispondrán de algunos recursos –humanos y materiales- para colaborar con las universidades en estos programas?
  • ¿Entienden las empresas y las universidades los costos y beneficios de enlazarse?
  • ¿Hay disposición de las universidades para cambiar sus estructuras para lograrlo?  ¿Cuentan con los recursos humanos para hacerlo viable? ¿O siguen preocupadas por su matrícula y su índice de reprobación?
  • ¿Qué políticas públicas pueden INCENTIVAR este enlace?
  • ¿Deben ampliarse las oportunidades de becarios al nivel media superior y técnico, que es de donde surgen millones de jóvenes que no continúan estudios universitarios?
  • ¿Qué nivel de participación deberían tener las organizaciones civiles para promover e implementar estos programas? ¿Hay recursos para ello?

Queridos amigos, lo que hagamos por los jóvenes y su exitosa incorporación al mercado laboral, será la vara con la que seremos medidos al final de cuentas.

Acerca de Dr. Jaime Velázquez

Soy economista, dedicado a la educación. Promuevo la cultura económica, convencido de que se puede fortalecer la educación ciudadana si se entienden los principios básicos de la economía.
Esta entrada fue publicada en Desarrollo Económico, Educación. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Vincular para Crear Empleo

  1. Martín Herrera dijo:

    Excelente artículo! Estoy totalmente de acuerdo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s