Y los viejos nos dicen: “Como me ves, te verás”

Población en retiro

Bien dicen los adultos mayores… “como me ves, te verás”. Uno de los grandes retos que tenemos como país es el de transformarnos de un país de jóvenes a uno de población madura y en retiro. Volcar nuestra atención a los adultos mayores y a su calidad de vida es un asunto que nos compete a todos, no sólo porque fueron ellos, bien o mal, los que en gran medida dieron su vida por nosotros, sino porque, también, para allá vamos con velocidad.

Mientras que hoy, uno de cada catorce mexicanos está en edad de retiro, para el año 2050 serán uno de cada cinco. De una población de ocho millones de personas mayores de 65 años en el 2014, alcanzaremos la cifra de veintiocho millones de ancianos en el 2050. Las repercusiones de esta dinámica serán diversas en lo personal, familiar y social, pero de la manera como nuestras instituciones se adapten al nuevo entorno y favorezcan el cuidado de los mayores, será la medida de nuestro bienestar. Desde políticas que incentiven a tiempo el ahorro para el retiro, hasta la administración más humana de la vejez.

Sólo basta darse una vuelta a las oficinas del IMSS, del Pensionisste o de los centros de salud del Distrito Federal, para conocer los viacrucis del adulto mayor, para cobrar sus pensiones o realizar trámites. Sólo recientemente el ISSSTE dejó de pedir a los pensionados su visita semestral para demostrar “supervivencia”, pero todavía los bancos, el IMSS o el gobierno del Distrito Federal mantienen este procedimiento, que sólo incrementa el costo para los pensionados de recibir su dinero.

Si por alguna razón un pensionado no puede acudir a demostrar su “supervivencia” o no es localizado en su domicilio, simplemente no le depositan su dinero hasta realizar su trámite, con todo lo que esto implique en términos de moverse, por su cuenta, en una ciudad que no está hecha para ellos.

¿Por qué, por ejemplo, preguntan los pensionados, se retrasan sus pagos cuando no demuestran su supervivencia “a tiempo”? ¿Por qué las instituciones no procesan sus pagos enseguida y los hacen esperar hasta el siguiente mes? ¿Por qué no les pagan intereses por el dinero que no se les paga a tiempo? ¿Quiénes ganan con el dinero de los pensionados, por estos retrasos administrativos? Esto es apenas la punta del iceberg de una cantidad de asuntos que nos competen a todos, para atender a nuestra población de adultos mayores, población que crecerá más rápidamente que la de niños.

Nuevas profesiones, especialidades, bienes y servicios deberán diseñarse para dar respuesta a nuevas necesidades y deseos. Desde masajistas y terapistas especializados en adultos mayores, hasta financieros enfocados en el retiro y la planeación de la vejez. Los profesionistas actuales deben estar alertas de los cambios que pueden dar sus trayectorias laborales, y también estar dispuestos a explorar nuevos campos de trabajo. Con una población en retiro que crecerá más del 50% dentro de 10 años y más del 250% en 35 años, el empleo de masajistas, entrenadores físicos para adultos mayores, dietistas, nutricionistas, asistentes personales, asesores patrimoniales, ayudantes en el hogar, choferes o cocineras de “entrada por salida”, podrán estar en gran demanda. Un nicho que será importante en el futuro es la cantidad de adultos que vivirán solos y que, seguramente, lo harán por más años que en el pasado.

No es ningún secreto que el retiro es un proceso que nos eleva la ansiedad, pero en una economía que obliga a la flexibilidad, ser capaz de anticipar el futuro, de cambiar ocupaciones o de crear nuevas oportunidades para la iniciativa privada, son también parte del reto. Cómo llegaremos a nuestro retiro nadie lo sabe. Ojalá, sin embargo, que promoviéramos políticas públicas tendientes al mejor trato de nuestros adultos mayores, y nos demos la oportunidad de llegar a viejos y bien. Honremos a nuestros mayores, que por ellos somos lo que somos.

Acerca de Dr. Jaime Velázquez

Soy economista, dedicado a la educación. Promuevo la cultura económica, convencido de que se puede fortalecer la educación ciudadana si se entienden los principios básicos de la economía.
Esta entrada fue publicada en Desarrollo Económico, Economía Laboral, Educación, Educación económica y financiera, Retos del mundo actual. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s